Archivo mensual: diciembre 2010

La ley anti-libertad

Soy fumador desde hace ya demasiados años y entiendo perfectamente a los fumadores pasivos que, desde el respeto, reivindican su espacio sin tabaco, por otra parte cada vez mayor.

Mi indignación viene por la sensación de parecer un apestado, un criminal y en algunas declaraciones poco menos que un asesino de niños, por el hecho de fumar. Actividad a la que a los de mi generación nos animaron desde todos los ambitos sociales, no digo que no tuviésemos la posibilidad de escoger, pero desde luego lo que no teníamos es la información actual, al contrario se entendia el fumar como algo socialmente positivo y estábamos rodeados de publicidad por todas partes que incitaban a fumar al más “pintado”.

¿Desde cuando no se nos bombardea con este tipo de publicidad?

Más lógico hubiese sido una restricción a partir de una determinada edad en la que aún no se iniciaron y si tenían esa información.

Si hay alguna cosa que me fastidia, desde luego, es que me impongan algo a la fuerza y la hipocresía de unos gobiernos que por un lado no prohiben el tabaco pero criminaliza al que fuma.

Se equivocan (en mi opinión) si piensan que acabarán con los fumadores aislándonos en nuestras casas o en la calle, bueno, o ni siquiera eso.

Se equivocan si creen que no tendrá repercusión económica en la hostelería, solo hay que preguntarles a ellos, si ganasen más prohibiendo fumar en los bares ya los hubiesen dejado todos para no fumadores.

Es posible que los “fumadores pasivos” vayan más tranquilos y felices a cualquier bar, restaurant, discoteca, etc….pero claro, solo podrán estar acompañados en sus salidas de gente de su “especie” y podrán cenar, tomarse una copa y charlar con ellos, porque la otra “especie” tenemos prohibido hacerlo, como lo hemos hecho toda la vida.

Cuando en mi casa he tenido problemas con mi familia por ser fumador lo hemos solucionado de una forma justa y razonable, sin imposiciones de entrada ni acaparando la razón.

Pero ahora no podré ir a cenar ni a tomar una copa ni a bailar o a escuchar música a ningún local público con mi mujer porque yo fumo, este año una vez escogía ella el restaurante y otra yo, a partir del dos de enero, se acabó, cenaremos en casa siempre.

Creo que se han pasado, si ya los locales se han gastado una pasta en adecuarlos para fumadores, o no, ¿a qué viene esto ahora? ya teníamos la libertad de escoger, ahora no, por eso para mí es una ley anti-libertad.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Alcohol, Ayuda, Drogodependencias, España, Frustraciones, General, medio ambiente, Opinión, personal, Política, reflexiones, Sentimientos, vida, videos